martes, 25 de enero de 2011

No sé cómo lo hiciste. Yo era una tía dura hasta que llegaste tú. Llegaste y me echaste abajo una barrera que me costó kilos de corteza para reforzar el caparazón que le construí a mi corazón. También trajiste la luz a las miles de noches sin estrellas que me habían acompañado. Y ahora sé que con tu luz tengo más que suficiente. Le dibujaste una sonrisa a mi cara inexpresiva, y desde entonces la vida me parece más apetecible para ser feliz. Mis días grises, pasaron a convertir el cielo en un idilio rojizo deseado por cualquier pareja. Pero solo nosotros podríamos disfrutar de ese atardecer. Creo que el simple hecho de verme feliz, puede con el "qué pensará la gente" si ahora se sorprenden de que es gracias a ti, y que esa fachada de chica dura y fría que no confiaba su corazón pasó a la historia desde el día en que conocí tus ojos y sentí que eran sinceros.

4 comentarios:

mari dijo...

aliiiiiiiiiiiiiiiii hooooolaaaaaaaaaa soy la maryyyyyyyyyyyyy jajaja oye que luego con mas calma le echare un vistazo al blog un beso

Bruja_69 dijo...

Niñaaaaaaaaaaaa soy la Brujaaaaaaaa, jajajaja, no sabes lo que has hecho, jejjejeje, TE SEGUIMOS DE CERCAAA, jajajajaja, besos GUAPAAA.

Joana dijo...

Jejeje y yo Joana, holaaaaaaaaa guapaaaaaaaaaaa!!
Ya lo dice Bruja, ya te seguimos hasta aquí.
Besitos.

Alii dijo...

Hoooooola a las tres! :)
Muchas gracias por haceros seguidoras, espero que os haya gustado aunque no sea de cocina, jajajaja un besote muy fuerte!!